Seleccionar página

Miles de niños y niñas se han convertido en las principales víctima de los conflictos armados. Durante estadios de guerra sufren todo tipo de atrocidades, obligándoseles a convertirse en niñ@s soldados y a participar de las hostilidades;
pero también en la búsqueda de un refugio que les permita subsistir, exponiéndolos al tráfico de personas y a la trata de menores para la industria del sexo y el trabajo doméstico.

Fundación Más Vida, a través del Proyecto de Educación para el Desarrollo “Derecho a la infancia, derecho a la paz”, subvencionado por el Ayuntamiento de Casares en su convocatoria Premios Blas Infante, categoría Casares por España, se suma a las organizaciones y movimientos sociales que defienden los derechos humanos de las poblaciones víctimas de los conflictos armados, visualizando la situación de la infancia, especialmente de las niñas.

A través de nuestro proyecto hemos trabajado con el IES Pirámide de Almudevar, acercándoles a los chicos y las chicas
información que les permita conocer, pensar y discutir acerca de los problemas a los que se enfrenta la infancia víctima de conflictos armados, para que de alguna manera se conviertan en la voz de estos niños y niñas, solicitando a la sociedad en general el ejercicio efectivo de su derecho a la solidaridad.

El derecho a la solidaridad va más allá del asistencialismo o la caridad, para ejercerla necesitamos eliminar todas las formas de discriminación existentes, en especial hacia las mujeres y las niñas. Cada un@ de nosotr@s podemos aportar para conseguir un mundo más justo, sólo necesitamos “cambiar el chip” y asumir que nuestras actitudes influyen en la consecución de la igualdad para tod@s. Por ello, es necesario que sumemos y ejerzamos presión sobre la opinión pública a nivel nacional e internacional, para que los países cumplan con sus obligaciones en apoyo a los principios y normas de solidaridad, desde la defensa de los derechos humanos de la población más desfavorecida.