Seleccionar página

Con el apoyo del Ayuntamiento de Zaragoza, la Fundación Más Vida ha dado inicio a un nuevo proyecto en 2017, para mejorar las condiciones de saneamiento de un barrio de Estelí, Villa Esperanza, donde habita población en situación de pobreza. Para ello se ha previsto la instalación en las viviendas de 94 familias beneficiarias, de servicios higiénicos conectados a la red principal de alcantarillado.

El proyecto consiste en instalar el inodoro y las tuberías de aguas negras y sanitarias, para conectarlos a la caja de registro y a la red principal de alcantarillado. Con ello, los beneficiarios verán como:

  • Se dignifican los hábitos higiénicos.
  • Se elimina la contaminación del subsuelo e hídrica.
  • Disminuye el riesgo de contraer enfermedades diarreicas, parasitarias y de transmisión vectorial.

Además, se incluye un proceso de capacitación dirigido a las familias, sobre hábitos de higiene,  salud y mantenimiento de las infraestructuras de saneamiento que se van a instalar.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) 2.500 millones de personas en el mundo no tienen acceso a inodoros, cerca de mil millones defecan al aire libre y en Nicaragua hacen falta 300 millones de dólares para lograr un nivel de saneamiento adecuado.

En las comunidades rurales y en algunos barrios de las ciudades se carece del servicio de alcantarillado sanitario, a veces por no tener el sistema construido y en otras ocasiones porque las viviendas no tienen aproximación de las redes del sistema existente, por lo que las aguas grises provenientes del lavandero de ropa, baño y limpieza corren libremente provocando charcas generadoras de mosquitos y olores desagradables que tiene afectación negativa del paisaje y problemas de tránsito de las personas.

En Estelí, como ocurre en otras zonas de Nicaragua, existe un déficit en el acceso al agua y el saneamiento básico en determinados barrios periurbanos en los que las viviendas no cuentan con conexión a la red de alcantarillado municipal. Un porcentaje considerable utiliza letrinas que carecen de ventilación y tienen unas condiciones higiénicas deplorables, lo que crea un ambiente propicio para la proliferación de vectores y la propagación de enfermedades por contacto con heces fecales. La disposición de aguas grises se hace descargando al alcantarillado sanitario o a un sumidero.

 

 

Es decir, el 100% de los servicios higiénicos evacuan los desechos sólidos y líquidos directamente al subsuelo, y a pesar de que cuentan con sistemas de almacenamiento, estos no evitan las fugas y por tanto, la continua contaminación del subsuelo y las aguas subterráneas. Todo ello provoca un grave deterioro de las condiciones ambientales y aumenta la incidencia de determinadas enfermedades que merman la salud de la población, especialmente la de las mujeres y niños.

A todo ello hay que sumarle la situación de pobreza, hacinamiento y malos hábitos higiénicos sanitarios que favorecen el incremento de las enfermedades diarreicas, parasitarias y de transmisión vectorial tales como infecciones del aparato urinario y genital, que provocan el desmejoramiento de las condiciones de salud en general.